Ángeles Hernández Cruz – España

Landscape by Enrique López Garre

Tu regreso

De niña te adoraba sin saberlo, como un ciego que percibe los rayos del sol en su piel.
No necesité escuchar que me querían. El cariño enmudecido por las risas, los juegos y alborotos manaba de los muros de la casa.

¿Sabes, Vida? en algún momento de corazones rotos y huesos que se estiran, la melancolía me atrapó.
Ya no te ansiaba como antes.
Fuiste solo una compañera de viaje molesta, blanco de mis quejas y reproches.

Pobre Vida, llegaste a ser una sombra abandonada en un rincón.
Yo apenas te miraba, sujetando mis derrotas y mis miedos, hasta que, abatida por la indiferencia decidiste dejarme dando un portazo.

Pero volviste como un amante arrepentido.

Ahora te disfruto con la magia del enamoramiento de la primera vez. Y aunque no seas del color rosa de los cuentos, me cuesta cerrar los ojos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: