2 x 1, por Silvio Rodríguez Carrillo & Ana Bella López Biedma

Fugaz, acaso real

Sin pausas sigo sosteniendo la cadencia
el pulso inquieto que persigue con el verso
poder salvar de mis errores los momentos
de dichas altas que empezaron en la pena.
A todos cierro las ventanas, cada puerta,
y a solas, lejos del bullicio de la culpa
agito apenas la sospecha de que nunca
mintió mi boca prepotente los latidos
que fui —que soy— durante el hecho de estar vivo
sin nadie al lado acompañando mi aventura.

Frente a los tristes

Después del llanto que arrasó con mi mirada
marcando a oscuras el color de lo que pienso
sonrío breve en la penumbra mientras tenso
las nuevas voces que pretenden ser mi espada.
De pronto, entonces, el discurso sabe a nada,
a frases hechas sin saberlas por vivencia,
a gestos burdos del que habla sin consciencia
del oro triste que acaparan los caídos.
Así mi nombre desde el siempre, y mis oídos
dispersos, limpios, disfrutando su experiencia.

Silvio Rodríguez Carrillo

Nos existe un lugar, cálido y seco
donde bailar un sol sobre el piano.
Ese lugar de luz, azul verano,
donde la risa nos devuelve el eco
del niño de volar. Cabe en el hueco
que deja entre las manos un gorrión,
el verso al viento, la fugaz canción
que devuelve el espejo en la mirada.
Renacemos del virus de la nada
e inventamos el verbo corazón
.

Ana Bella López Biedma

Te leo y te presiento presa y libre en un piano,
entre el blanco y el negro que cada partitura
dibuja y determina midiendo la estatura
del hambre de placer que sacias con tu mano.
Te leo y se me instala un cariño lozano,
un deseo granate que crece en tu cadencia
buscando en cada gesto el toque de demencia
que hace escribas así, sin medir cómo el viento
de tu voz se atrinchera en cada movimiento
que me queda después de escucharte a consciencia.

Silvio Rodríguez Carrillo

Somos ese silencio que en una partitura
marca la diferencia. Ese dúo improbable,
entre fiero y amable,
que canta su canción rota y oscura.
Vibran tu piel, mi piel en desmesura
como dos diapasones enjaulados.
En el balcón del aire, atrincherados,
buscamos el poema que nos cuente
-a corazón y mente-
de música y palabra condenados.

Somos la curvatura del destino
que siempre nos devuelve a la mirada,
el ritmo de la luz. De madrugada
te busco la palabra, te adivino

mordiéndole los pies al desatino
de un futuro que aplasta la ilusión.
Te canto una canción
para amansar al animal que habita
tu soledad escrita
y abrazo tu costado corazón
.

Ana Bella López Biedma

Serena turbulencia


Tú susurras audaz frente a mis ojos
la pausa que me tensa, que sonriente
acelera el latido de mi mente
lanzada a merecer tus labios rojos.
Me guste o no desarmo los cerrojos
que del mundo me tienen apartado
cediendo irremediable a tu llamado
de llamas crepitantes y secretas,
a ese swing que empodera a los poetas
que juegan al futuro y no al pasado.

Caigo en la cuenta y noto que escudriño tus gestos,
que desde lejos ardo en tus ritmos posibles
porque adivinas, sabes, mis símbolos terribles,
mi historia de sonidos desde diez mil opuestos.
Caigo sobre tu voz, y así sobre los restos
de tanto palpitar que activa la cadencia
de tu feminidad, serena turbulencia
que obliga a que me arritme al rito de la dicha.
Caigo por levantar mi palabra no dicha
y dejar que te nombre calmando su violencia.

Silvio Rodríguez Carrillo

Hay en el cosmos un impreciso aroma antiguo,
un hilo rojo que nos enreda con otros solos
en telaraña, que en imposible une dos polos
de sed contrarios. Un viento aleve, dulce y exiguo
que nos eleva, hojas de otoño. Nada es ambiguo
en este duelo donde podarse de miedo y ramas
si se conocen blancas y negras, juego de damas
al que apostarse al todo o nada. Viste ternura

tu luz que baila con mis renglones de la cintura
y pinta soles entre las líneas de un pentagrama
.

En la simbiosis, tú me regalas polvo de estrellas
y yo camino tu partitura, piel de silencio,
mientras resuena tu voz potente en que evidencio
un cielo herido, aunque te escondas entre tus huellas.
Rima tu boca, arrullo y alma, lanza en botellas
locos mensajes, palomas libres, clave de ti
de aliento largo. Llevas el fuego, sal carmesí,
entre las manos, loco alfarero. Flores de noche
crecen salvajes sobre tus ojos sin un reproche.
Flecha certera, clavas tus versos a berbiquí
.

Ana Bella López Biedma

Los días me suceden con ese modo río
que tiene lo inasible si se hace perdurable,
con la prisa en el ritmo haciendo inevitable
me vuelva alguien lejano, quizá incluso sombrío.
Compro, vendo, transcurro; casi nunca sonrío
desde mis ojos negros a los ojos del alma
de quien me observa el pulso que deslizo con calma
generando compases que sólo tienen letra.
No dejo ver a nadie cómo tu voz penetra
el centro de mi abismo donde todo lo ensalma.

Me doy cuenta de pronto que nos estoy mirando
por arriba del día —más allá del apuro
y de cualquier sentencia que me trate de oscuro
melómano elitista— las noches surfeando.
¿Qué importa la sintaxis si el corazón al mando
se burla decidido del hilo conductor
y cegado y contento por tu raro calor
escapa de su día y busca contestarte?
Salgo de mí y te encuentro empujándome al arte
de intentar la caricia que envuelva tu rumor.

Silvio Rodríguez Carrillo

Hay algo de codicia en este andar sin freno
rozándote las huellas como una bailarina,
una sed que me empuja a espiar en la esquina
el menor movimiento de tu boca de trueno.
Algo que no se explica, el lado de ser bueno
con que siempre apareces a cambiarme los lunes
de prisas y de metro. Nos volvemos inmunes
al zig-zag que los días nos graban en la espalda
a sangre y a rutina. Revolea mi falda
y florecen mis trenzas en tus manos impunes
.

Hay algo que me empuja, quizás porque te siento
un poco menos cierre cuando llegas tan cerca
que me rozan tus versos, y es en tu boca terca
que se esparcen las letras sobre el aburrimiento.
No sé lo que me ocurre, será que te presiento
debajo de los números, metrónomo en tristeza,
que se alunan mis labios con tu delicadeza
y en mi garganta un canto nace como una flor.
Será que este espacio afuera del dolor
nos permitimos ser con toda la fiereza
.

Ana Bella López Biedma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: